La Sentencia antes de la Sentencia

1.- Parece que ya tenemos Sentencia del Procés…solo que en realidad la Sentencia del Supremo todavía no ha salido. Si leemos los titulares de los grandes medios españoles, ya hay veredicto…solo que todavía no lo hay.

El País, ABC, El Mundo…han dedicado sus portadas del fin de semana a adelantarnos el fallo del Tribunal Supremo. Dicen que ya lo conocen.

  • El País titulaba en portada el viernes: EL TRIBUNAL SUPREMO DESCARTA EL DELITO DE REBELIÓN CONSUMADA. Ampliaba en el texto en pretérito perfecto -este sí consumado-: «El Tribunal Supremo ha descartado condenar por el delito de rebelión consumada (sic) a los líderes independentistas en el juicio del procés.»
  • ABC titulaba el mismo viernes: EL SUPREMO NO VERÁ UNA VIOLENCIA CENTRAL EN EL PROCÉS, PERO SÍ TUMULTOS Y EPISODIOS VIOLENTOS, apuntillando en el interior: «El Tribunal Supremo condenará por los delitos de sedición y malversación a los líderes del <procés>, según pudo confirmar ABC de fuentes jurídicas, en una sentencia histórica que previsiblemente se firmará mañana.»
  • El Mundo decía el sábado: EL SUPREMO ACUERDA CONDENAR DE FORMA UNÁNIME POR SEDICIÓN A LOS LÍDERES DEL 1-O. Y apuntalaba hoy domingo: «Será sedición. El Tribunal Supremo condenará a los líderes del procés por un delito contra el orden público en la histórica sentencia que se dará a conocer previsiblemente este lunes y cuyo contenido ha sido adelantado por EL MUNDO.«

2.- De la Sentencia ya nos ocuparemos cuando salga. Lo interesante hoy es que nadie publica la verdadera noticia, que debería ser, en realidad, alguna de estas: UN MIEMBRO DEL TRIBUNAL SUPREMO FILTRA A LOS MEDIOS EL VEREDICTO DEL PROCÉS o LOS PERIÓDICOS ESPAÑOLES SE INVENTAN EL CONTENIDO DE LA SENTENCIA DEL PROCÉS o UN HACKER ACCEDE A LA SENTENCIA DEL PROCÉS Y LA FILTRA A LA PRENSA.

Efectivamente, con ser importante, la Sentencia del procés no tiene tanta relevancia porque no es más que otro peldaño de un proceso ya diagnosticado de abuso de poder, y que ya está en fase de corrección/absorción. Lo realmente relevante hoy, -y siempre-, es el abuso de poder no diagnosticado: el abuso de poder del Magistrado que haya filtrado las deliberaciones secretas para su propio beneficio o el de causas torcidas que hayan superado la barrera de la imparcialidad; el abuso de poder de la prensa que haya forzado la filtración, o se beneficie de ella, o se invente simplemente la noticia en cumplimiento de su línea editorial; o incluso el abuso de poder de fuerzas externas (hackers, funcionarios, etc…) que hayan accedido al contenido de la sentencia y lo hayan filtrado con intenciones re-torcidas.

3.- No voy a tratar de analizar qué ha ocurrido, no tengo datos ni espacio para tanta especulación, -aunque sí puedo decir que me decanto porque no ha sido una filtración-. Lo que me interesa es explicar que lo realmente dañino es perseverar en esa idea de politización total que tanto cultivamos, en ese permanente delirio conspiranoide de que todo está amañado. Y eso es precisamente lo que se consigue con el abuso de poder que estos días se ha perpetrado: mantener el desconcierto. Muchos ganan con él, aunque si hay alguien especialmente triunfante con ello es la prensa: ahora la prensa ya no solo dicta sus propias sentencias, ahora ya dicta las del Tribunal Supremo. No es de extrañar que haya preferido no denunciar el abuso.

4 Respuestas a “La Sentencia antes de la Sentencia”

  1. Berni14/10/2019 en 8:57 amRespuesta

    Estimado Fagín:
    no coincido en la idea de «abuso Supremo»… y, por otro lado pregunto, solapas deliberadamente abuso institucional y abuso mediático… ?
    El desconcierto al que te refieres, no es al fin y al cabo lo que espera una sociedad incapaz de procesar por sí misma la información…?

  2. Juan14/10/2019 en 12:55 pmRespuesta

    Berni, el origen o la causa del abuso de poder creo que es indiferente a efectos del desconcierto: contribuye igualmente a crearlo. Además, el abuso mediático no deja de ser institucional, dada la presencia mediática y su protección legal.
    Naturalmente este es el futuro (presente más bien) de una sociedad cuyos individuos no saben consumir de forma responsable la información.
    …coincidir en ideas ya es pedir mucho…lo importante es provocar reflexiones más allá de las obviedades habituales teledirigidas.

  3. Coll15/10/2019 en 7:35 pmRespuesta

    Querido y enigmático Fagin,ahora he visto tu apunte relativo a la filtración de la sentencia; algo por otra parte a lo que estamos acostumbrados, ( ¿y, a fuerza de la reitración, vacunados?). No tengo nada que añadir, pues estoy de acuerdo con tu visión del asunto. He seguido con interés del debate mantenido con Berni, aunque haya sido tan breve.
    Espero a que Fagin publique algo mas polémico, y que ayude deshollinarme e intervenir. Saludos

  4. Pingback: ¡Vergüenza, España, vergüenza! – Fagin, el judío

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.