La tecnología como prueba de cargo, una realidad en pañales: en Dinamarca, se tendrán que revisar más de 10.000 sentencias por errores en la localización de sospechosos a través de antenas de telefonía móvil.

1.- El desembarco de las nuevas tecnologías en el ámbito judicial es realmente preocupante. Nos han llegado tecnologías de ciencia ficción pero las aplicamos con normas, procesos, estructuras y mentalidad cuasi medievales.

En realidad el sistema judicial no tiene cintura para adaptarlas, aunque quiera. Y cuidado que no son solo instrumentos accesorios, sino que muchas tecnologías vienen a desplazar completamente a instituciones ancestrales, -como es el caso por ejemplo de la notificación al profesional que se hace ya toda por LEXNET-. El problema es que, así como la regulación y aplicación de esas instituciones históricas tenían el aval, el contraste y la fiabilidad de años y años de utilización y depuración judicial, las nuevas instituciones entran a saco, de 0 a 100; sin precedentes, vírgenes, sin advertencias de contraindicaciones…sin preparación alguna para los fallos y perversiones que traerán.

2.- Recuerdo que respecto al fax, -¡qué antiguo suena ahora!-, el Tribunal Supremo tuvo que intervenir expresamente para aclarar que no era una tecnología útil para hacer notificaciones, pues si bien se podía tener constancia fehaciente de su envío, no se podía decir lo mismo de su recepción. Naturalmente, hasta llegar al Tribunal Supremo hubo miles de notificaciones mal hechas durante años por Administraciones, Juzgados y Tribunales con toda la buena fe del mundo, pero el peor resultado. ¡Y mira que era obvio!

3.- Estas tecnologías afectan tanto al proceso (expediente judicial, notificaciones, videoconferencias, …), a la prueba (ahora los hechos se producen en correos electrónicos, whataspps, facebook, apuntes contables, …), como a su valoración. Esta última es la más preocupante, por lo que supone de desplazamiento de la más esencial función jurisdiccional: ahora un Juez sigue decidiendo si un whataspp es o no injurioso, pero ya no decide quién ha escrito y enviado ese whataspp, ahora eso viene decidido desde fuera: el informático/perito/empresa de telefonía será el que le dirá al Juez quién envió el correo, desde qué móvil y en qué momento. Sin resquicio alguno para la valoración judicial de esa autoría.

4.- Esto es lo que ha pasado en Dinamarca: se había incorporado como prueba habitual en los procesos la determinación de la ubicación del reo mediante la localización de su teléfono móvil. Se preguntaba a las compañías telefónicas por la ubicación del teléfono respecto a sus antenas y se constataba, -se pensaba que se constataba-, si el reo había estado en las cercanías del hecho. Naturalmente, a esa prueba se le otorgaba una fuerza tremenda, tanto para corroborar acusaciones, como para deshacer coartadas. Y no se ponía en duda…¿quién podría? Si Vodafone dice que tu teléfono estuvo en Randa el día tal, de tal mes, de tal año, ¿quién va a poder probar lo contrario? Pues bien, en Dinamarca han constatado que DESDE EL AÑO 2012 ESTAS LOCALIZACIONES SE HAN ESTADO HACIENDO INCORRECTAMENTE. El Ministerio de Justicia danés calcula que están afectados más de 10.700 casos….increíble. Pienso en los cientos de reos gritando ¡yo no estuve allí! sin que nadie les diera el menor crédito. NO HE CONOCIDO JUEZ ALGUNO QUE DUDE O QUIERA DUDAR SIQUIERA DE LA TECNOLOGÍA. ¡Qué cómoda resulta!

5.- Lo mejor de esta terrible situación es la respuesta del responsable de la asociación de telefonía danesa, reconociendo desde el principio que el sistema no podía funcionar: «nosotros no tenemos creado un sistema de vigilancia, sino meramente una red de comunicación para permitir a las personas comunicarse unos con otros…la Administración de Justicia ha utilizado el sistema de antenas obviando su verdadera naturaleza»…vamos, que habían visto demasiadas películas...

 

Una respuesta a “La tecnología como prueba de cargo, una realidad en pañales: en Dinamarca, se tendrán que revisar más de 10.000 sentencias por errores en la localización de sospechosos a través de antenas de telefonía móvil.”

  1. Anónimo22/08/2019 en 10:58 pmRespuesta

    Esto pasa con todo: ahora para salir a navegar por la bahía de Palma, en lugar de asomarte al balcón, miras windguru o AEMET…dejas que otro decida por ti…y normalmente se equivoca!!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.