Un buen tío. Por Arcadi Espada (III).

Arcadi Espada se vuelve a dedicar al caso Camps, (realmente se dedica a criticar la manipulación periodística aprovechando el caso Camps), en su entrada «Todo lo tengo que hacer yo», publicada en su blog en El Mundo.

Lo relevante no es que destape la enésima grosería de los medios en este caso. Lo relevante es que la crítica la dirige contra su propio periódico. Es un hecho excepcional y absolutamente necesario. Si no el más importante, uno de los rasgos esenciales del periodista es  la independencia. Fíjese bien que digo del periodista y no del periodismo. Periodismo hay mucho y también debería ser independiente, pero no puede serlo si el periodista no lo es. Las «líneas editoriales» de los medios, -eufemismo empleado para disimular su filiación y dependencia política, ideológica o económica-, destierran sistemáticamente al periodista independiente, de modo que desaparece la auto crítica y se apuntala fatalmente la inercia manipuladora que genera siempre esa «línea editorial». Solo con periodistas independientes se puede crear un periodismo independiente.

Mi suegro es una persona excepcional en muchos aspectos. Siempre he admirado la sensatez y ecuanimidad de sus análisis, tanto en cosas serias como en meras tertulias de café. En muchas de estas, cuando la mayoría, emborrachada por sus propias convicciones, aúlla autocomplaciente sus gritos y críticas al contrario, él siempre recuerda que no es al contrario al que hay que criticar. Que la crítica útil es a los propios, a los de tu cuerda. A tu partido político, a tu empresa, a tu periódico. Mi suegro tiene mucha fe en las personas. Comparto su optimismo.

Una respuesta a “Un buen tío. Por Arcadi Espada (III).”

  1. Anónimo01/02/2019 en 1:58 pmRespuesta

    Gran comentario. Gracias.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.