El Nacimiento muerto/La Esperanza muerta

Este blog pretende llamar la atención sobre lo difícil que es la comunicación, lo complicada que es la dinámica emisor-mensaje-receptor. Y, especialmente, lo mucho que el propio receptor condiciona el mensaje, hasta el punto de llegar a entender cosas totalmente diferentes a las que quería transmitir el emisor.

Tenemos un buen ejemplo con el Guernica, de Picasso. Más allá del nombre (Guernica), de la época (1937) y del tema (sufrimiento), poco sabemos sobre lo que significan el cuadro y sus personajes. Mucho se ha escrito sobre ello y poco se ha sacado en claro, pues ni siquiera Picasso especificó su concreto significado o el de los protagonistas. Así pues, cada cual puede ver en él lo que quiera, no necesariamente lo que le dicen que es.

Yo lo vi en persona por primera vez hace dos meses. Esto es lo que yo entendí. Pasa el cursor por el cuadro y lo comprobarás.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.